Un día rastreando el virus con la ambulancia

Un lunes cualquiera, 11 de la mañana. El Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) del centro de atención primaria (CAP) Cerdanyola Ripollet, en Barcelona, recibe una llamada. Una persona en Sant Cugat del Vallès ha sufrido una hipoglucemia. La unidad de soporte vital avanzado (SVA) se pone en marcha. Nada más entrar en la casa, la enfermera y los técnicos, equipados con equipos de protección individual (epis) abren las ventanas «para airear». «Esto es por el covid-19″, explican. La barandilla del portal ni se toca. La enfermera, Gemma Cuadras, pregunta al paciente si ha tenido tos, fiebre o contacto con algún contagiado del virus. Nada. Antes retirarán las sábanas de la cama en la que se encuentra recostado. También por el coronavirus. Por suerte, el enfermo logra ser estabilizado y no requiere de traslado al hospital.

Seguir leyendo….